¿Estamos locos o qué?

Allá por el 2009 el presidente norteamericano Barack Obama recibía el Premio Nobel de la Paz, por, según palabras del líder del Comité Nobel Thorbjørn Jagland

“Por sus esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos y por su visión en un mundo sin armas nucleares.”

Y yo me pregunto:

¿Cómo puede el presidente de un país, en el que sus ciudadanos van armados hasta los dientes, en el que muchos padres enseñan a sus hijos cómo utilizar sus armas contra las personas, tener una visión de un mundo sin armas nucleares?

¿Cómo es posible que un presidente de una nación en cuyo territorio (la mayoría del territorio; mirar mapa adjunto) se aplica la pena de muerte pueda ganar un Premio Nobel de la Paz?

Fuente: Wikimedia Commons: http://bit.ly/15uvRZQ

Fuente: Wikimedia Commons

¿Y qué hay de los voluntarios que se desplazan a países con dificultades para ayudar a gran volumen de personas desfavorecidas que tenemos en nuestro planeta; médicos, cooperantes, gente anónima, gente joven que acude voluntariamente y de forma altruista y que son secuestrados o asesinados? Estos no tienen Nobel de la Paz.

¿Qué hay de los periodistas que pierden la vida por tener informado al mundo de la verdad de las guerras, la miseria, la injusticia social?

Y ahora se nos presenta, el terrible asunto de Siria, en el que cientos de personas, entre ellos niños y ancianos indefensos, han muerto como se mata a las cucarachas cuando aparecen por casa. Y mientras los unos dicen que han sido los otros y los otros acusan a los unos, más de dos millones de refugiados se esparcen por los países periféricos sin más equipaje que ellos mismos y la poca esperanza que les queda, la ONU muestra su incompetencia y Obama afirma que

Lo moral es no quedarse de brazos cruzados”

¡Oh! ¡Si!, un claro ejemplo de “esfuerzo por fortalecer la diplomacia internacional”. Tiramos un par de bombas sobre un país que lleva sufriendo mucho tiempo y listos. Lo peor es que finalmente siempre sufren los mismos.

¿Qué diferencia hay, señor Obama, entre 400 niños gaseados o 400 niños muertos por sus bombardeos? ¡Ah, claro! A esto se le llama “daños colaterales”.

Registrado en Safe Creative
Safe Creative #1311250103465

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s